¿Es sano beber agua del grifo?

agua grifo

Agua potable en el mundo

 Para saber si es sano beber agua del grifo primero debemos entender la importancia del agua. El planeta Tierra está formado por un 71% de agua, la naturaleza nos la brinda, generosamente, y nos permite disfrutar de ella a placer. Es la fuente de nuestra existencia, sin ella la vida no sería posible.

 El agua tan importante como el oxígeno y tan imprescindible como el alimento. Con ella regamos nuestros campos, hidratamos nuestros cuerpos y efectuamos innumerables labores.

De toda el agua que hay en el planeta azul, únicamente un 1% es potable, esto significa que es un recurso preciado y que debemos cuidarla de la misma manera que ella lo hace con nosotros/as. Para ello es imprescindible contar con los equipos idóneos para poder filtrarla y depurarla de manera que optimicemos su uso.

El acceso al agua potable ha cambiado la vida del ser humano, le ha proporcionado salud, bienestar y ha posibilitado el asentamiento de los pueblos, permitiendo el desarrollo de una existencia cómoda, fácil y confortable. No tener agua limpia y pura supone una amenaza para la supervivencia de cualquier especie y dificulta la subsistencia todo ser vivo.

Para que el agua pueda ser potable debe tratarse en una planta potabilizadora. Se trata de una estructura encargada de captar el agua de lagos, embalses, ríos y limpiarla de microorganismos o sustancias que puedan dañar la salud, mediante un proceso llamado potabilización.

¿Es sano beber agua del grifo? La respuesta parece afirmativa, pero el zinc, el plomo, el cromo, las bacterias y los virus son algunas de las sustancias y organismos que no siempre quedan erradicados en la potabilización. El agua pasa por diversos métodos de potabilización como son: precloración, floculación,  decantación, filtración, cloración y el envío a la red.

¿Es sano beber agua del grifo de casa?

El agua potable no debería tener ningún tipo de olor, sabor ni color, sin embargo, es sabido que no en todas las poblaciones llega el agua en perfectas condiciones a los hogares.

Para evitar los incómodos perjuicios que esto puede ocasionarnos, lo más adecuado es instalar un purificador de agua doméstico, el cual te brindará la protección necesaria para tu familia y evitará que todas las sustancias nocivas afecten tu salud y la de los tuyos.

Adquirir uno o varios purificadores para casa es es una buena opción si deseas ahorrar dinero. Así, evitas la compra de botellas de plástico que ocupan espacio, contaminan.

Asimismo, los purificadores facilitan agua limpia y libre de tóxicos para actividades diarias como cocinar, ducharte, lavarte, efectuar la limpieza del hogar entre otras cosas.

Si quisieras realizar todas estas actividades con agua mineral el gasto sería muy alto. Por lo tanto, la compra de garrafas de plástico aparte de poco económica resulta ineficaz pues no cubre todas las necesidades que tiene una persona por día.

Purificadores de agua domésticos

En muchas ocasiones nos quejamos del sabor y el olor del agua, no son los suficientemente agradables, y convierten la acción de beber en una experiencia poco grata.

Asimismo, notamos un sabor amargo en los platos que cocinamos, en el café de la mañana o en las infusiones de media tarde. Entonces nos preguntamos si beber agua del grifo es sano o deberíamos buscar alternativas.

Del mismo modo, notamos cómo el agua de la ducha nos reseca la piel, arrebata el brillo a nuestro cabello y nos provoca picores. Esto nos resta calidad de vida, obligándonos a adaptarnos a unas condiciones no idóneas.

Las soluciones ofertadas en el mercado actual son varias, puedes optar por instalar un purificador en la ducha, en el propio grifo o debajo del fregadero. También puedes adquirir una jarra o depósito purificadores, e incluso un purificador de ósmosis inversa.

Todos estos equipos colaboran en mejorar la calidad del agua, de manera que venga libre de metales pesados, partículas sólidas y restos de cloro y cal.

Contaminantes del agua

Asumimos que el agua del grifo es segura para beber, confiamos en la protección que nos proporciona. Asimismo, tendemos a creer que por ser potable y pasar rigurosos controles está libre de sustancias nocivas.

No podemos estar más equivocados, aunque el agua es apta para consumo humano no es pura ni cristalina. Asimismo, viene cargada de sedimentos sólidos que tiñen el líquido de color oscuro.

Igualmente, contiene microorganismos patógenos como bacterias o virus, causantes de numerosas enfermedades. Además, contiene cloro, muy necesario a la hora de desinfectar el agua, pero no deja de ser un producto químico que el cuerpo no necesita en absoluto.

Del mismo modo, el agua puede estar cargada con productos farmacéuticos cuando las personas arrojan por el inodoro los medicamentos o los excretan a través de la orina. Por tanto, pueden llegar al agua de consumo y son ingeridos cuando esta no ha sido tratada adecuadamente.

Lo mismo ocurre con los herbicidas y pesticidas; son utilizados a la hora de eliminar insectos o malas hierbas en campos de golf o zonas de césped, siendo su último destino los ríos, lagos y arroyos.

No obstante, estos no son los únicos productos químicos que ingerimos, los residuos industriales también intoxican nuestro cuerpo, pues son arrojados por las industrias inundando el agua de toxinas.

 Los semimetales y los metales pesados son otros de los contaminantes que suponen un peligro para la salud. Generalmente, no aparecen en el agua en grandes cantidades, sin embargo, en algunas zonas es inevitable su consumo.

La instalación de un purificador de alta calidad evitará que nos expongamos a sus efectos.

Asimismo, ingerir metales pesados, sobre todo al estar combinados entre ellos, puede ser fatal para nuestro organismo porque son bioacumulativos, es decir, el organismo no puede eliminarlos ¿A qué esperas para dejar de contaminarte? Toma acción.

Enfermedades del agua potable

Una correcta hidratación facilita al organismo la lucha contra pequeñas infecciones. Es imposible poseer un sistema inmunológico fuerte si no se tiene un nivel de hidratación idónea.

La gripe, los resfriados o las pequeñas heridas infectadas resultan insignificantes para una persona con un sistema inmune sano. No obstante, para las personas mal hidratadas esta lucha se dificulta.

El agua a pesar de ser potable puede provocar enfermedades ya sean leves o de mayor gravedad. En esta ocasión hablaremos de una enfermedad grave y su posible relación con el agua, ya que tanta preocupación está causando entre la población.

Cáncer

Se ha extendido la creencia de que es algo inevitable. “Si te toca te toca” aseguran algunos. Sin embargo, aunque no existe ningún alimento ni bebida que cure o erradique esta terrible enfermedad, sí se pueden adquirir hábitos de vida saludables que alejen el riesgo de padecerlo.

El consumo de cuatro/cinco vasos de agua diarios puede reducir el riesgo de cáncer de colon en mujeres (un 45%) y en varones (un 32%).

Royal College of Nurse (Inglaterra)

Del mismo modo, el estudio asegura que el cáncer de mama puede reducirse con el mismo método. En mujeres premenopáusicas se consigue una reducción del 33% y en mujeres postmenopáusicas del 79%.

Las células, si están bien hidratadas pueden eliminar las sustancias nocivas y funcionar correctamente. De lo contrario, acabarán deteriorándose.

Cuando hablamos de esta enfermedad, se indica lo perjudicial que resulta la ingesta de alcohol, el sedentarismo, el consumo de comida basura, la obesidad y el tabaquismo, Igualmente, el consumo de agua cargada de sustancias nocivas puede provocar daños en la salud humana.

El agua potable es bebible y apta para preparar alimentos, pero no es pura como lo demuestra el grupo de defensa ambiental Enviromental Work Group en sus investigaciones. Sostiene que los sistemas públicos de agua del estado de California podrían contribuir a la aparición de aproximadamente 15.500 casos de cáncer, debido a la contaminación.

Alzheimer

No existen pruebas concluyentes de que el aluminio sea el principal culpable del desarrollo de la demencia. Sin embargo, muchos investigadores coinciden en que puede ser un posible factor a la hora de que se manifieste, pues se encontraron altos niveles de aluminio en el tejido cerebral de las personas que padecían esta enfermedad.

La Organización Mundial de la Salud concluye que, aunque haya estudios que corroboren la relación entre aluminio en el agua y el Alzheimer, no existe suficiente evidencia pues no se tuvieron en cuenta otras fuentes portadoras de este metal pesado.

Algunos expertos en salud humana, se plantean si beber agua del grifo es sano, y no dudan en asegurar que la relación entre el aluminio y la demencia es un hecho. La doctora Virginie Rondeau indica que: “La enfermedad de Alzheimer es una condición multifactorial y las concentraciones de aluminio en el agua potable tendrían un efecto sobre el deterioro cognitivo y el Alzheimer”,

En el Instituto Nacional de Salud e Investigación Médica de Bordeaux, el equipo de Rondeau efectuó un estudio en el que analizaron la relación de la ingesta de aluminio y la aparición de demencia, Alzheimer y deterioro cognitivo en personas mayores, durante un período de 15 años.

Observaron cómo aquellas personas con una ingesta de aluminio de 0,1 miligramos por día presentaban deterioro cognitivo. Además, descubrieron cómo aumentaba 2,26 veces el riesgo de padecer demencia si se consumía una alta cantidad de este metal pesado.

Finalmente, estos expertos concluyeron: “Se necesitan más estudios para resolver el debate sobre la relación entre el aluminio en el agua potable y los desórdenes neurológicos y el deterioro cognitivo”

No tenemos certezas concluyentes, pero sí sospechas más que fundadas para apuntar al aluminio como uno de los posibles causantes del deterioro cognitivo. Si tus padres son mayores ¿Por qué arriesgarse? No permitas que corran riesgos innecesarios. Cuida de quienes te quieren.

La adquisición de un purificador de agua puede mejorar tu vida y la de los tuyos, evitando la aparición de graves enfermedades. Te invitamos a que eches un vistazo a nuestras comparativas, te ayudarán a escoger uno adaptado a tu presupuesto y necesidades.

Escrito por